Inmóvil, con la mirada perdida, inmerso en su particular locura que es la vida, se deja llevar rendido ante la dura lucha del día a día. Mientras, la gente pasa a su alrededor ajena a sus pensamientos, ligera, con un aparente objetivo que se diluye en el tiempo.

 

La mirada

Cada vez me gusta más la fotografía en blanco y negro; su atemporalidad, su fuerza y su expresividad, son algunos de los argumentos que más me seducen. Lo complicado es “ver” en blanco y negro, es decir, cuando vas a hacer la foto siempre es mejor tener claro si va a funcionar mejor con color o no (la famosa “pre-visualización”), de esta manera siempre será más fácil conseguir un buen resultado. Puestos a complicar más la cosa, la capacidad de ver el momento y reaccionar con rapidez puede ser crucial para perpetuar ese instante que pasa ante ti. Alguien dijo una vez que una buena foto tiene un 50% de técnica y un 50% de oportunidad. Bueno, a vosotras y a vosotros os dejo lo de juzgar si es buena o no, a mí me gusta.

Por otro lado, me atraen mucho las oportunidades que brindan los objetivos estabilizados ya que te permiten disparar a bajas velocidades. De esta manera se pueden captar elementos estáticos y en movimiento en la misma instantánea (cosa que antes era impensable conseguir sin el uso del trípode) añadiendo un plus de dinamismo y expresividad.

 

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Spanish Basque English

Contacto

Manu Océn

emailButton info@manuocen.com

con tel 651 701 975

Sígueme

Indice

© Manu Océn 2014. Todos los derechos reservados.