Remo_BN.jpg

 

El recorrido del blanco y negro en la fotografía se prometía breve cuando, allá por 1861, un físico escocés llamado James Clerk Maxwell consiguió lo que se conoce hoy como la primera fotografía en color. Las dificultades técnicas y los medios de aquella época ralentizaron su evolución hasta que la multinacional Kodak cogió las riendas y el color se sentó en el trono; era la evolución lógica. Aun así, el blanco y negro se resistió a desaparecer ya que muchos veían en él un sistema barato, menos complicado y versátil ya que cualquiera con pocos medios podía montar un laboratorio en el baño. Además, ante la supremacía del color, aquél se convirtió en una vía de escape con el fin de dar un enfoque más creativo y artístico a sus obras.

 Azkorri_BN_Vertical.jpg

Playa de Azkorri

 

Cuando llegó la “liberalización” de la fotografía, es decir, cuando se vio absorbida por el mundo digital, el concepto “sistema barato y versátil” desapareció de la ecuación con lo que, esta vez parecía que el color se iba a hacer dueño y señor, pero no fue así. El blanco y negro jugaba con un as en la manga, y es que como dice el refranero “cuando el gato no está, fiesta de ratones”. La ausencia de color abre la puerta a que otros factores cobren protagonismo haciendo que el espectador concentre sus sentidos en elementos como tonos, líneas, volúmenes, texturas y composición.

Pero fotografiar en blanco y negro no se puede hacer “porque sí”. Hay que valorar antes el mensaje a trasmitir ya que las percepciones son totalmente diferentes. En base a esto, se debe evaluar la importancia o protagonismo que se quiera dar al color o a la ausencia de éste para conseguir el efecto deseado.

 

Retrato_Monty_BN.jpg

El bueno de Monty después de hacer dos días seguidos de modelo.

 

Lo que está claro es que el blanco y negro, sin darnos cuenta, ha ido poco a poco echando raíces en nuestro subconsciente ya que durante su recorrido, y casi sin proponérselo, se ha  colado en nuestra cultura asociándose a la fotografía de prensa, de retratos, urbana, clásica, todas ellas sinónimo de atemporalidad, clase, estilo y calidad.  Pero no todo el mundo lo consigue…

 

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Spanish Basque English

Contacto

Manu Océn

emailButton info@manuocen.com

con tel 651 701 975

Sígueme

Indice

© Manu Océn 2014. Todos los derechos reservados.