Pinceladas_del_viento_03_web.jpg

 

El movimiento en la fotografía es una de las disciplinas que me llama poderosamente la atención, no solo por su plasticidad, si no por el reto que supone, pues nunca vas a tener bajo tu control los resultados que quieres conseguir. La nitidez, encuadre y profundidad de campo dejan paso a otros factores como la paciencia, reflejos, anticipación y la suerte, aunque en este último caso ya sabéis que solo aparece cuando se busca.

Captar un momento en su esencia implica, casi siempre, un trabajo previo. Para ello uno de los pasos que considero imprescindibles es construirte un esquema mental de lo que quieres conseguir. El “previsualizado” del resultado final, aunque solo sea una idea, un boceto, es un ejercicio difícil que solo se consigue de una manera: práctica, práctica y más práctica.

En este caso me apetecía fotografiar el vuelo de las aves, no a las aves propiamente dichas, con lo que el resultado distaría mucho de lo que normalmente vemos, es decir, claridad, definición, enfoque, etc. mi pretensión era la de conseguir fotos dotadas de dinamismo, no estáticas. Así que con esta idea en la cabeza me acerqué al puerto a ver si podía fotografiar alguna gaviota.

No se a vosotros, pero a mí me gusta el resultado. Como decía aquél “para gustos se hicieron los colores”

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Spanish Basque English

Contacto

Manu Océn

emailButton info@manuocen.com

con tel 651 701 975

Sígueme

Indice

© Manu Océn 2014. Todos los derechos reservados.