LIBÉLULAS Y CABALLITOS DEL DIABLO (Odonatos)

Sin duda las libélulas y caballitos del diablo son el grupo de insectos más llamativo y conocido de nuestros hábitats acuáticos.

Aunque tienen aspecto similar, los caballitos del diablo (zigópteros) y las libélulas (anisópteros), presentan una serie de diferencias claramente apreciables si tenemos un poco de paciencia y nos detenemos un rato a observar.

 

 AA 2611

Cola azul ibérico (Ischnura graellsii)

Canon Eos 7d. Objetivo Sigma 150 mm.f/2,8 EX DG APO HSM. Vel.: 1/250 a f8. ISO 200. Dos flashes con difusor.

 

Ambos (zigópteros y anisópteros) poseen dos pares de alas; las de los caballitos del diablo son prácticamente idénticas, sin embargo, las libélulas tienen las alas anteriores algo más estrechas que las posteriores. La diferencia más clara se detecta cuando las podemos observar posadas; los caballitos del diablo suelen tener las alas juntas o ligeramente separadas, mientras que las libélulas las mantienen desplegadas.

 

Los ojos de estos dos grupos de insectos son grandes y compuestos (facetados). En los caballitos del diablo están dispuestos a los lados de la cabeza, mientras que en las libélulas los tienen juntos y sobre ella. Esta disposición hace que el campo visual de las libélulas sea de 360º.

 

 AA 2908

Libélula emperador (Anax Imperator)

Canon Eos 7d. Objetivo Sigma 150 mm.f/2,8 EX DG APO HSM. Vel.: 1/200 a f8. ISO 200. Dos flashes con difusor.

 

Son animales insectívoros. Cazan al vuelo gracias a una serie de adaptaciones que las hacen prácticamente infalibles. La disposición de sus ojos con más de 30.000 facetas, unido a un vuelo rápido y poderoso que les permite hacer casi cualquier maniobra imaginable, hace de las libélulas unos excelentes cazadores de insectos.

 

TENER EN CUENTA QUE…

En contra de lo que se cree, libélulas y caballitos del diablo no representan ninguna amenaza para el ser humano, siendo errónea la idea de que pueda producirse una picadura.

 

¿POR QUÉ PROTEGER LAS LIBÉLULAS?

Aproximadamente el 15% de las libélulas de Europa están amenazadas y otro 11% están incluidas dentro de la categoría de casi amenazadas. En torno a la cuarta parte de las libélulas europeas (el 24%) están disminuyendo. Las libélulas de varias zonas del Sur de Europa, entre las que se encuentra la Península Ibérica, son las más amenazadas, ya que los veranos cada vez más cálidos y secos además de un uso intensivo del agua para actividades humanas y agrícolas, hacen que poco a poco vaya desapareciendo su hábitat natural. A esto habría que añadir la contaminación del agua, la construcción de presas, embalses, etc.

 

 AA 2416

Libélula escarlata (Crocothemis erythraea)

Canon Eos 7d. Objetivo Canon EF 100-400 f/4.5-5.6L IS USM a 340 mm. Vel.: 1/400 a f8. ISO 400.

 

AHORA UNOS CONSEJOS PARA FOTOGRAFIAR ESTOS ANIMALILLOS

¿No os gustan los retos? Vamos a pasar de la fotografía macro estática (como el artículo anterior de las orquídeas) a otra técnica radicalmente diferente: fotografiar libélulas y caballitos del diablo.

Al ser unos pequeños insectos terriblemente inquietos no os desesperéis si en vuestras primeras sesiones no obtenéis resultados más o menos decentes, es más, idos con esa idea ya que os aseguro que no vais a hacer buenas fotos (bueno, siempre queda lo de “la suerte del principiante”). La experiencia, la observación y la paciencia os harán unos buenos fotógrafos de libélulas.

Bueno, hay otro factor que, si buscáis resultados de calidad, hay que tener muy en cuenta y es el equipo que vayáis a utilizar. Como digo, solo si buscáis resultados de calidad ya que con equipos más o menos sencillos puedes “cazar” alguna que otra libélula.

 

 MG 1844

Caballito del diablo azul (Calopteryx virgo)

Canon Eos 7d. Objetivo Canon EF 100-400 f/4.5-5.6L IS USM a 400 mm. Vel.: 1/2000 a f6,3. ISO 400.

 

Una cámara réflex y un objetivo macro sería el material básico a utilizar, aunque dentro de la gama de este tipo de lentes lo ideal es tener uno con focal larga, mínimo 100 mm., ya que nos costará que los bichillos confíen en nosotros. Una lente así te permite disparar a mayor distancia con lo que las molestias que le produzcamos a la libélula en cuestión serán bastante menores. Otra solución más económica puede ser los tubos de extensión que son únicamente anillos que se interponen entre vuestra cámara y el objetivo, reduciendo la distancia mínima de enfoque de la lente que pongáis.

 

 AA 2925

Libélula emperador (Anax imperator)

Canon Eos 7d. Objetivo Canon EF 100-400 f/4.5-5.6L IS USM a 285 mm. Vel.: 1/800 a f8. ISO 400.

 

En macro el enfoque suele ser bastante crítico aunque disparéis con un diafragma cerrado (cosa poco aconsejable por cierto si queréis conseguir esos fondos desenfocados tan chulos). A un par de milímetros que se desplace la cámara hacia delante o hacia atrás, por muy buen pulso que se tenga, la gran mayoría de las fotos se irán de foco y por consiguiente, los resultados serán bastante tristes. ¿Solución? Un monopié. Yo lo suelo llevar con una rótula de bola sencillita de Manfrotto para que me dé más juego. No penséis en un trípode, solo imaginaos persiguiendo una libélula con el trípode desplegado entre un herbazal o por la orilla de una charca o un rio…. Va a ser que no.

De todas maneras todo esto no os va a servir de nada si no sabéis dónde se pueden encontrar, en qué época vuelan, cómo buscarlas, cómo se comportan etc. Informaos, leed sobre el tema, incluso una vez informados daos unos paseos sin cámara por zonas donde creáis que puede haber. Una vez localizado el lugar ideal ya podéis cargar con el equipo y ¡a disfrutar!

 

 AA 3017

Libélula emperador (Anax imperator)

Canon Eos 7d. Objetivo Canon EF 100-400 f/4.5-5.6L IS USM a 340 mm. Vel.: 1/1000 a f8. ISO 400.

 

¡Ah! Muy importante, armaos de paciencia, no es sencillo, pero seguro que disfrutáis como enanos.

 

 

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Spanish Basque English

Contacto

Manu Océn

emailButton info@manuocen.com

con tel 651 701 975

Sígueme

Indice

© Manu Océn 2014. Todos los derechos reservados.